martes, mayo 15, 2007

Crónica de Lobo

Me gustaría decir que lo que sigue es un cuento de Lobo, pero debo decir que existe en su calidad de crónica:
5/15/2007
Se estremece el Combeima

Anoche escribía tranquilamente Colombia Gótica en el Cañón del Combeima, donde tengo mi biblioteca. A las diez y media terminé de editar mi escritura, me desconecté de Internet y a las 11 y 11 minutos miré por última vez la hora en el reloj del Ipod antes de dormir (no tengo otro reloj, no es snobismo).

Me acosté contento. Había leído todo el día en tres libros distintos para mi tesis doctoral, había hablado con mi familia a las nueve y había actualizado mi blog desde mi retiro campesino. Aproximadamente a la una y cuarenta minutos me despertó un helicóptero que volaba sobre los cerros que bordean la vereda Pastales. Entre sueños seguí el sonido de lo que me parecía una nave perdida en una de mis pesadillas. Intenté dormir, pero dos ráfagas de fuego aéreo me hicieron saltar de la cama. Miré la hora: una y cincuenta y un minutos. Corrí a la ventana que da al patio y pude ver el fuego de metralla que caía en diagonal desde lo alto del cerro y que se dirigía, oh sorpresa, hacia las veredas Pastales, Pueblo Nuevo y Pico de Oro. No lo podía creer, parecía que la metralla iba dirigida al pueblo, a las casitas de los campesinos humildes de los cerros, a la humanidad entera del cañón.

Este primer ataque me introdujo en una sensación de irrealidad de la que no pude salir hasta ocho horas después, cuando hablé con los campesinos. Mientras los ataques se repetían, yo pensaba que de tanto escribir ficción ahora estaba metido en una especie de guerra de las galaxias o de black hawk down o de CNN desde Bagdad. Esto pensaba, cuando el ataque pasó a más abajo, a la vereda de Llanitos. Cambié de ventana (la casa tiene la misma orientación que el cauce del Combeima: mira hacia Ibagué) y mi asombro fue doble: desde una nube una nave invisible lanzaba hirientes flechas de fuego rojo que se dirigían hacia Llanitos. Miré el reloj: dos y diecisiete minutos. Ya se iba a cumplir una hora de ataques aéreos y yo no entendía lo que estaba pasando. Agucé el oído y escuché un par de tiros, seguro de fusil, pero no en ráfaga, que llegaban desde los cerros. ¡Estaban atacando a los helicópteros!

Seguí sin entender nada. La somnolencia no me permitió entender con claridad que yo habito en Colombia, el país donde se vive en una guerra no declarada, pero guerra al fin y al cabo. A esta hora, al parecer ya eran varios los helicópteros porque el fuego caía sobre un cerro o sobre el otro y las naves giraban invisibles en círculos por encima del río y por encima de las casas de los atemorizados vecinos. Para comprobar que yo no estaba en un sueño, decidí llamar a Ibagué por si el fuego amigo me ocasionaba daños colaterales. No había señal telefónica. No había luz. No se escuchaban los vecinos. Los ruidosos perros estaban en absoluto silencio. Tan aterrados como yo. El pánico me impidió seguir de una ventana a otra para ver la maravilla del fuego aéreo confundirse con el cielo estrellado. Bajé al primer piso y me puse a resguardo debajo de la plancha de cemento. Llamé a mi vecino pero nadie contestó. A las tres y treinta y tres minutos cantó un gallo. A las tres y treinta y siete se repitió la más fuerte descarga sobre Llanitos. A las cuatro cesó un poco el fuego aéreo. A las cinco los helicópteros ya no fustigaban los cerros vecinos, sino que avanzaban hacia el norte. Ellos continuaron el sobrevuelo hasta las seis y treinta de la mañana, cuando el sueño y el cansancio me vencieron.

Me duché a las diez de la mañana, sin saber que otros seres tan indefensos y frágiles como yo no habían podido dormir en toda la noche. Cuando saludé a mis vecinos, por fin la sensación de irrealidad me abandonó. Sufrí un terrible y deprimente golpe de realidad: la guerrilla de las Farc había atacado Llanitos y el pueblo estaba sembrado de destrucción y muerte. Lo que vi no era un mal sueño, era la triste realidad de un país abatido por la insensatez de la devastación, por la ceguera obtusa de los guerreros. Las montañas seguían ahí, trémulas de rocío y henchidas de amanecer, pero mortalmente heridas, fustigadas, pisoteadas envilecidas, convertidas en escenario de muerte.

Recogí mis libros y mis bártulos y abandoné como troyano en derrota lo que consideraba un escenario de paz y un remanso para el pensamiento. ¿Por qué el sinsentido del lenguaje de las metrallas? ¿Por qué la vida humana se convierte en trofeo de guerra? ¿Por qué los sueños de los colombianos continúan teñidos de sangre inocente? ¿A esto llaman seguridad democrática? ¿A esto llaman revolución?

Al despedirme del Combeima unos labriegos me mostraron varios proyectiles hendidos en un cultivo de fríjol. Ellos continuaron su faena y sus hijos la continuarán a través de nuevos soles y nuevas lluvias y bajo el mismo cielo estrellado y arrullados por el mismo río milenario. Cuando pasaba por Llanitos miré el cadáver de un campesino cubierto con una triste manta y solté una miserable lágrima y ante las ruinas del centro de salud pensé: estos hijos de nuestros hijos merecen la paz sobre la tierra.

Nota: una versión de esta entrada la pasé a la prensa. La publicarán? (La foto de la bota es tomada de El Tiempo).

Publicado por Arlovich en 5:35 PM 0 comentarios

Después de leerlo me quedé pensando en los campesinos y en este poema de Bolaño:
ENTRE LAS MOSCAS
Poetas troyanos
ya nada de lo que podía ser vuestro
existe

Ni templos ni jardines
ni poesía

Sois libres
admirables poetas troyanos


7 comentarios:

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Amigo Mazo, a veces habitamos tan cerca de la hecatombe pero nuestros oídos se ido acostumbrando a sus sonidos y hace falta una explosión más grande para despertarnos. Al lobo en su refugio le tocó presenciar esa ralidad que esconden los noticieros y la prensa, ese drama humano que la mayoría de los colombianos bajo la comodidad de la urbe (o de la uribe?) ignoran.

Un saludo

Astrolabio-jsa dijo...

Es la pesadilla diaria de un país destrozado entre una seguridad democrática y una guerrilla, ambas como de ficción. Saludo fraterno.

El Mazo dijo...

Gamboa: Si se hicieran más crónicas como esta, o como las notas de El Tiempo, si salieramos más de la ciudad, si hablaramos más con los campesinos, si volvieran los dragones. Un abrazo Carlos.

J.S.A: Y aveces la ficción es tan real que te da pesadillas. Saludo fraterno, igualmente.

El Mazo dijo...

Mauricio Duque Arrubla dijo esto más abajo: "Hola Mazo, mucho berraco el hombre ponerse a mirar. Y el relato está impecable, lástima que se vea tan clara la cruda realidad".

Mauricio, ubico este comentario acá por lo de la temática: y sí, pero eso es lo que hay que ver. Gran Saludo Mauricio, y muy buenas las crónicas de la montaña, las he seguido con devoción.

Salmón dijo...

Salva patrias!!!! No queria comentar dos veces, pero en vista que me reencuentro con la adversidad del lobo, pues toca: "Un lobo temerario, salió pronto de su herbario, y quedó apresado por el brevario, que la ciudad que habita y des-habita le te3nia preparado edsde hace un centenario"......

PD: (MAZO.... estoy esperando sus martillazos...sigo???...Bye...ojala todo ande sobre ruedas!!!)

Arlovich dijo...

Gracias Diego! (así le decían a Maradona). Citar aquí mi entrada es un acto de solidaridad, desprendimiento y generosidad. Conmigo y con los campesinos de pastales que no llevan blog.

Un abrazo.

El Mazo dijo...

Salmón: se me va a caer la cara de la verguenza con usted, pero digamos que ya todo marcha sobre ruedas, o por lo menos así será después del miércoles. Y Sobre El Lobo, pues a veces uno tiene que estar donde tiene que estar, y si al ciudad le tení preparado eso, algo de destino se cumple ahí.

Lobo: de nada, che.älvaro en Otexto también lo reseñó. Buen viento en nuevas tierras.