viernes, julio 27, 2007

El viento que sacude la cebada

Hoy se estrena en Colombia, bajo el título mucho menos sugerente de "El viento que acaricia el prado" una de las obras maestras que se presentó en el pasado Eurocine. La película podrá servir para todos aquellos que tienen viejas cuentas por saldar con viejas historias de guerra política. Como es de esperarse, la historia de estos dos hermanos en el IRA puede sonar muy similar en el conflicto colombiano, y en cualquier otro conflicto del mundo.
LLegúe tarde ese día a ver la película, y la niña salida de una película Tornatore ya me estaba esperando dentro de la sala de Cine. Cuando me senté, la pantalla empezó a mostrar un ligero viento que agitaba la cebada. Luego la historia se convierte en un juego de espejos para el viento de la historia y la guerra. Al final, un golpe al estómago. La niña salida de una película Tornatore parecía llorar. Las luces se encendieron y se acercó Manuel. Por esas coincidencias, que siempre nos pasan con la niña Tornatore, ambos lo conocíamos desde orillas opuestas de la vida. Yo le pregunté cuándo iban a publicar su libro de cuentos y si ya era fichaje de las editoriales que yo sabía que lo estaban buscando, y ella le preguntó por el movimiento de prensa en la Unión Europea. Hablamos unos momentos. Parecíamos sorprendidos por conocernos mutuamente. Luego nos quedamos callados y todos aceptamos ese silencio como la muestra más cruda de que la película nos había golpeado seriamente, había girado la trama junto con nuestros nervios, y el ser humano se perdía como el hilo de sangre en las cañerías de Psyco. Manuel se despidió explicando que necesitaba digerir la película.
Salimos con la niña salida de una película de Tornatore en silencio y hacía mucho frío esa noche en Bogotá. Ambos ya sabíamos que el título con el que iba salir la película de forma comercial en Colombia era como "El viento que acaricia el prado" y ambos sabíamos que en esa historia el viento no acariciaba nada, por el contrario golpeaba, sacudía y agitaba el mundo. Y el frío era más intenso. Cuando la niña salida de una película de Tornatore me dejó en la casa llamé a Lobo a comentarle que necesitaba ver esta película. Que estuviera antento, que se iba a llamar "El viento que acaricia el prado", que no importaba que en la primera escena el viento agitara la cebada, que eso sólo era un error de los genios del mercadeo.

jueves, julio 26, 2007

Otro que se va

A este hombre no le conocí su carrera. En realidad, gracias a la gestión de la niña salida de una película de Tornatore sólo he visto una película en la que participa, y la he visto ya varias veces. Con esa única actuación ante mis ojos ya ocupa un lugar en mi memoria. Escribo esto días 4 días después de su muerte pero igual se le hace el homenaje a quien para mí será HGW XX/7.
q.e.p.d. Ulrich Mühe

viernes, julio 20, 2007

jueves, julio 19, 2007

Memoria de un 19 (2). Carlota Corday

Pagó con un bucle de su cabello el último retrato antes de subir a la guillotina. La asesina de Marat, la asesina del monstruo. Al morir dijo orgullosa:
- ¡Yo he cumplido mi tarea! ¡Ahora los otros harán lo demás!
Consideraba a Marat y a la época de terror que él fomentaba desde sus escritos, los verderos traidores de la revolución.
Era un 19 de julio. Mientras era conducida a su muerte ocurre una de las historias de amor más hermosas del mundo. Cuando la raíz del romanticismo apenas asomaba sus brotes, una de las hojas verdes fue Adam Lux.
 
Adam Lux era un alemán entusiasta de la revolución. Había decdido incluso cambiar su nacionalidad en honor a la revolución francesa. Era un testigo más de la ejecución de la asesina de Marat, "el amigo del pueblo". Como testigo la vio caminar orgullosa de su acción. Había estudiado en filosofía el entusiasmo. Se enamoró de Carlota. Sólo vio a su amada unos minutos antes de que perdiera la cabeza. Demostró su amor con diversos escritos y panfletos, exaltando las cualidades de Carlota. Estas demostraciones le causaron ser condenado a la pena de muerte. En honor a ambos murió bajo el mismo castigo. Marat descansab en paz junto con el terror posterior a la revolución.

Imagen:Jacques-Louis David - La Mort de Marat.jpg

 
 

Memoria de un 19 (1)

miércoles, julio 18, 2007

sábado, julio 14, 2007

Coscoja II. Los antecedentes del secuestro en Colombia



Hace un tiempo escribí algo sobre esta moneda que está en los antencedentes de las formas de secuestro en Colombia; hoy puedo dejar aquí su fotografía.
"Luego miré de cerca la pequeña moneda de la guerra civil, cómo volvió a su encierro, la ficha que la catalogaba, el archivo que la esperaba. Y le di la despedida al hombre que pagó su muerte con ella, a su muerte resignada, en algún campo al lado de un río con un grupo de soldados y pocos caballos, poca comida, entregados a su modo a cumplir el papel asignado en la obra. Todos alumbrados por el prodigio, reunidos en un pequeño conjnto del paisaje como si estuvieran preparados para una foto, pero en un momento en cuyas miradas van más allá de la cámara o de un relato. Atrás del hombre que los mira, lista la cámara en su mano, muy atrás tal vez esté el horror o el prodigio".

El dolor


viernes, julio 13, 2007

Esto decía B.K. Adiós a López Michelsen.


Alfonso López Michelsen nació donde no debía. Fue siempre un 'elegido', así los criticara en su juventud. Así fuera en un tiempo aliado del parido comunista y fundador del Movimiento Revolucionario Liberal, que ayudó al pueblo, a los obreros y a los campesinos que su padre había apoyado con la formación de los primeros sindicatos, a defenderse de ese conservatismo terrateniente de derechas totalitarias y conservadoras (que hoy se toma el país en la forma desarrollada del fascismo uribista), era y seguiría siendo el hijo de un ex presidente, un delfín, el hijo nacido en 1913 de la familia dueña del Banco López, el que estudió en "L'Ecole Pascal" de París, para terminar sus estudios en el Liceo Francés, que se ubicaba en Londres. Nacer en esa cuna fue su desgracia. Si hubiera nacido en un hogar campesino probablemente hubiera sido un gran revolucionario.



Aún así, detrás de su fachada liberal latía un corazón libertario. Siempre cerca de la cultura, la literatura, la poesía, el bolero y el vallenato, es sólo en el año 59 del siglo XX cuando se acerca a la política. En ese año fundó el Movimiento de Restauración Liberal, llamado posteriormente el Movimiento Revolucionario Liberal. Cuando el país se repartía entre sólo dos partidos, alternados en el poder por un pacto político, el MRL fue uno de los movimientos que se opuso, creyendo tanto en la democracia como en las propias fuerzas de su partido. Sobre la violencia partidista, que se mantenía aún solapada en el país, el MRL fue una escuela de enseñanza de resistencia popular y política. Hasta el en ese entonces tan sectario Partido Comunista decidió apoyar al MRL y sus miembros, tal como en el pasado habían apoyado a quien de verdad ha sido el mejor presidente de Colombia, a mi parecer, Alfonso López Pumarejo –padre- (revisen, señores uribistas, las cifras y los adelantos sociales de este señor, que pese a ser banquero tenía un poco más de cabeza que ese montañero presidente, tan adorado por las facciones de las masas RCNistas).



Cuando el Dr. Michelsen coqueteaba entre la literatura y el partido liberal, y el liberalismo aún iba de la mano de la palabra revolución, escribía estas frases en una de sus novelas, titulada "Los Elegidos", a través de su personaje B.K. un alemán atrapado en Colombia en medio de la Segunda Guerra Mundial en un mundo de ricos, de elegidos:




"- Dime, Fritz -lo interrumpí entonces-. Yo no me he atrevido a preguntarle a nadie; pero me impresiona oír tan frecuentemente las conversaciones privadas y aun en los documentos públicos ese anhelo de ser como algún otro país, de llegar a ser como la Argentina, como Bélgica, como Suecia. ¿Por qué ustedes no consideran algún día la posibilidad de llegar a encontrarse, de ser ustedes mismos, en lugar de vivir equiparándose imaginariamente con los demás? Es otra obsesión que yo no he visto sino aquí y en los países balcánicos. Cuando se inaugura un edificio en Rumania lo primero que se oía decir era que se parecía algún edificio de Berlín o de Londres.



-¿Cómo podemos ser nosotros mismos si aquí no hay nada? ¿Qué cultura, qué tradición, qué raza existen como base para ser como tú dices, nosotros mismos? Aquí lo que se necesita es mucha inmigración europea, mucha sangre blanca...



-Pues yo puedo empezar, cuando quieras; pero me parece un poco deprimente la idea que tienes de tus compatriotas..."



El MRL fue una idea tan buena que López se asustó y abandonó a su suerte a los campesinos, obreros y estudiantes que en el movimiento participaron. Le ganó su cuna y traicionó la revolución que había ayudado a organizar. Le dio, a mi modo de ver, miedo, miedo de la guerra. Sobrevivió por poco tiempo una línea dura del MRL liderada por Álvaro Uribe Rueda (parece una broma del destino, en el que no creo, que éste nombre esté atado a las línea duras y facciosas de izquierda y de derecha). El MRL tuvo que ser pacificado, y con esta pacificación murieron las esperanzas revolucionarias de muchos. Y que se note aquí que el término revolución se usa para describir la necesidad de cambio de una sociedad, y no bajo el lema prehistórico y manoseado de una guerrilla anacrónica de mitad del siglo pasado. El miedo de un verdadero humanista afloraba en estas frases de su novela:




"¿Cómo podía el ser humano descender conscientemente a estos abismos de abyección?


- Lo comprendo y no frecuentaré más el Club -le dije-, pero mi experiencia de Alemania es la de que algún día no sólo ustedes sino los propios americanos tendrán que arrepentirse de los métodos totalitarios que están acogiendo para ganar la guerra. No en vano se comienza con un menosprecio de la justicia en aras de la victoria como del que ha hecho gala Muir en mi caso. Al régimen de la sospecha contra los alemanes que han impuesto en los países neutrales vendrá luego la suspicacia sobre lealtad de los mismos nacionales; se exigirán juramentos de fidelidad al gobierno, a todos los ciudadanos y aun a los propios funcionarios públicos, como sucede en Rusia y en Alemania, para acabar todos viviendo en la zozobra, pendientes de una delación, sin derecho a sincerarse jamás, acusados de traidores, de perjuros, de espías y de otras cosas semejantes.



Cuando estén en vigor las primeras "purgas" antinazis o anticomunistas en los países democráticos, recuerde usted a su amigo B. K., le dije en mi amargura".



Sin embargo, esta experiencia del MRL y su bandera lleva al fin de uno de los episodios más cómicos - cómicos por lo desgraciadamente vergonzosos - de este país: El frente Nacional. Si el señor Laureano Gómez, (ese resentido conservador que adoraba al mismo tiempo a Hitler y a Ghandhi, como una muestra más de la estupidez política de quien piensa en absolutos, algo así como Uribe mencionando su admiración por Mao, y sólo aprovechando la muerte del policía comunista de Mamatoco pudo acercarse al poder, cuando desde el periódico "El Siglo", algo así como el RCN de hoy, no dejó de joder con el mismo titular de todos los días de '¿Quién mató a Mamatoco?', pregunta que hasta hoy, gracias en parte a mi desconfianza hacia la derecha conservadora quien aventuró su respuesta y a la que como es obvio no le creo como no creo la mitad de las mentiras de RCN, para mí no ha sido respondida con claridad), no había podido hacer caer de pleno a su padre Alfonso López, su hijo Álvaro Gómez no logaría tampoco derrotar al hijo de López en la carrera presidencial.



Tiempo después, como ya lo dije antes, su hijo, Álvaro Gómez, tampoco pudo derrotar al otro hijo de López. (Para que vean que en esta política colombiana sólo los elegidos se rifan el poder, los hijos de expresidentes luchan por la presidencia, y hoy tenemos al hijo de un presunto narcotraficante según algunos medios, pero con seguridad el hijo de un amigo de muchos narcotraficantes y paramilitares, y que luego no se les haga raro ver en un futuro una pelea por la presidencia entre el hijo del asesino paramilitar de Mancuso con, digan ustedes, un hijo de Uribe). Demostrando que la derecha oligárquica sólo puede acceder al poder es con las armas y los golpes de Estado, obligando a votar con los sectores armados de los grandes terratenientes, y me estoy refiriendo aquí a Nuñez, no crean los uribistas que todo es para ellos y espero que no se hayan sentido muy aludidos.



Luego, al Dr Michelsen, le ganó la codicia por el poder, que ya poseía por el 'derecho' de haber nacido en una cuna de elegido que no pudo rechazar; hijo de ex presidente reelecto y de familia de banqueros. Tal como su personaje B.K, se perdió en el camino de la política, el dinero y el poder. Cuando escucho los relatos de las últimas conversaciones que sus amigos y conocidos tuvieron con él, sólo se destaca un tema político: el acuerdo humanitario para lograr la liberación de los secuestrados. Porque el hombre ha sido lucido siempre para saber dónde están las ilusiones del pueblo, el clamor por la paz, la dignidad de la lucha femenina sobre el aborto, el rechazo, aunque tenue, al neoliberalismo. Las otras conversaciones giraban en torno al bolero, a la literatura mexicana, al golf. Sobre la codicia del dinero y el poder decía esto B.K, su personaje en la novela "Los Elegidos":




"La codicia hizo de mi un aventurero perdido entre la fronda, prisionero de la cárcel dorada de este mundo en donde no se divisa otra luz que la del brillo de las monedas. La ambición de poder de hizo internarme más y más en la espesura, comprometiéndome entre sus vericuetos, sin dejar siquiera en los troncos de los árboles una señal para recordar el camino del retorno".



Estas podían ser las líneas finales de López Michelsen. Perdido entre la fronda de La Cabrera (léase aquí el sector de moda de la oligarquía capitalina de ese entonces, La Calera, hoy convertido en sitios de rumba a los cuales, para acceder, hay que tener automóvil, lo que ya dice mucho de el elitismo social que le precede). Sus actuaciones política posteriores al momento en que gana las elecciones del 74 no demeritan para mí ese impulso de rebeldía. Muchas fueron malas, pero era vox populi que cada vez que hablaba este país temblaba y en parte, tras cada pronunciamiento de López el país debatía sus ideas por semanas. Ese brillo lo salva ante mí y por eso escribo esto, luego de pasar esta tarde frente a las oficinas del antiguo Banco López, muy cerca al lugar donde cayó Gaitán.



Detrás de ese liberalismo del siglo pasado latía en su corazón un libertario y un revolucionario, y si no es así, porque estas son palabras mayores para un político tradicional y le pueden quedar tan grandes como la imagen de su padre, podría asegurar que el hombre era un humanista. De esos humanistas ya van quedando pocos.


P.S:


Después de su entierro apareción el siguiente artículo en la revista Semana:

"El último adiós de sus simpatizantes"


En este artículo, del periodista Juan Esteban Mejía Upegui, se aprecian testimonios de antiguos militantes del MRL, que acudieron si citarse, y al ver de nuevo desplegada la bandera con las siglas del movimiento se reunieron de nuevo, como 40 años atrás, a decir cosas como:


"Recordaron cómo junto al fundador de aquel movimiento quisieron acabar con el Frente Nacional, que, según decían “no hizo más que rotar el poder entre oligarcas”. Entre comentarios y anécdotas, se fueron subiendo los ánimos. De repente, como si aún fueran jóvenes revolucionarios, empezaron a gritar ‘hurras’ y ‘vivas’ al ex presidente, al Partido Liberal y a otros históricos caudillos. “¡Que viva el glorioso Partido Liberal de izquierda!”, “no más injusticia social”, “arriba el legado de los doctores López Michelsen y Gaitán ”. “Tenemos que acabar con este imperio. Si se cayó el Imperio Romano, ¿cómo no se va a caer este?”, levantaban en una sola voz".


"Daniel había llegado desde Fusagasugá junto con su hijo, que vestía una camiseta del Polo Democrático. Querían llegar hasta cerca del féretro de quien inspiró sus ideales en la juventud y a quien siguió ciegamente. “Nosotros, más que cualquiera fuera de su familia, merecemos estar allá, al lado de él, porque trabajamos y arrancamos desde cero con su proyecto. ¿Sabe cómo trabajábamos? Imagínese que salíamos con una mesa y cuatro sillas a un parque. Íbamos consiguiendo adeptos a nuestras ideas y luego llegábamos a barrios completos”, cuenta el líder de la localidad de Kennedy, en Bogotá".


"Entre ellos llegó Argemiro González y, ante la multitud que rodeaba el emotivo encuentro, contó su historia. “Yo era un chofer, mecánico y tractomulero cualquiera. Pero me hice líder. Fui reconocido en el gremio. “Como presidente de una asociación que teníamos los conductores, conocí a López Michelsen. Un día, sonó el teléfono de mi casa y era él. Me dijo que había un problema grande en Venezuela con los colombianos que vivían allá y me ofreció ser cónsul, para que le ayudara a mediar la situación. Me hicieron un curso de tres meses y acepté el cargo. “Después, cuando terminó el gobierno de López, volví a Colombia y seguí siendo el mismo chofer, mecánico y tractomulero de siempre”, recordó esa tarde".


Fotografía: Revista Semana

lunes, julio 09, 2007

El Café del Capitán Nirvana

Hoy el televisor me despertó con:Nirvana, Smells like teen spirit, y fui y me preparé un café, negro y cargado como un tren transportando carbón por un desierto a medio día: como si un café fuera a llevarse al fondo las noches en vela: como si las noches en vela se las llevará la fuerza de la gravedad: y mientras tomaba el café observaba la calle: calle en la que por cierto creo que asesinaron a alguien anoche: los disparos se escucharon a eso de la 1 a.m.: en 10 segundos: dos disparos primero, y luego tres y luego dos, todos en menos de 10 segundos, y me levanté y vi por la ventana a un hombre salir del callejón y caminar muy despacio, cruzar la avenida muy despacio, pasar muy despacio al lado del camión de la basura que a esa hora recogía la basura de los días y luego, una vez alcanzó el barrio que se ubica arriba de la avenida, corrió y corrió más rápido aún: corría como si alguien lo estuviera siguiendo, pero lo cierto es que nadie lo seguía y nadie se asomó más que yo por los dos disparos primero, y luego tres y luego dos: en 10 segundos: y el hombre se perdió entre las casa y la noche: negra, así era la noche mientras llovía, tan negra como un café cargado como un tren transportando carbón: y pusé a sonar de nuevo esa canción de Nirvana que tiene un video clip con porristas anarquistas: Load up on guns, Bring your friends, Its fun to lose…: recordé el Café del Capitán Nirvana y pensé en que si Nirvana estuviera vivo: Oh well, whatever, nevermind. Y esa sensación de pesadez continuó y llegué de mi trabajo a seguir trabajando y ayudando a la Nona a hacer un trabajo, y me cansé y pensé en el Café del Capitán Nirvana, y abrí mi ya ajado ejemplar de Opio en las nubes y leí:


"Del Café del Capitán Nirvana sólo quedaban las mesas y el aliento ausente de sus mujeres, ese aliento animal que se escurría por el filo de los vasos llenos de licor, por el filo del perfume ido de sus primeros días. Las mañanas se filtraban en los cuerpos lentamente como inyecciones, pequeñas inyecciones, pequeñas inyecciones de algodón, inyecciones de sueños plenos de arena, whisky, sangre, sudor, lágrimas, tetas, culos y humo. Pensar, tomar, fumar.


Levantarse. Acostarse. La sangre. El whisky. La luz. El humo. Los días. Sus mejores días. Esos días llenos de nalgas ciertas, tetas inciertas, calzones certeros, de licores, de cigarrillos, de obras eternas que pasaban bajo la luz, días que se fueron diluyendo como cubos de hielo. Fueron días grandiosos. Las mañanas siempre olían a cabellos profundos, dorados. A venado limpio. En las noches se organizaban peleas de boxeo y las mujeres hablaban con todo el mundo. Las noches olían a Ron y no había preocupaciones. Los días pasaban a través de la luz, a través del olor de los árboles, los labios, las nalgas, la espuma del mar y el olor del wc. La sangre. El whisky. Los labios. El wc. La luz. Las nubes. Las nalgas. De pronto la felicidad era ir al wc, cagar en paz, pensar en paz, amar en paz, odiar en paz. Los sábados iban al hipódromo a apostar a caballos que tenían nombres hermosos, míticos, caballos que se llamaban El Trofeo de Elías, La Lechuga de Vladivostok y se embriagan en medio del olor a arena de aquellos sábados y luego regresarán al Café del Capitán Nirvana a hablar de boxeo, a regar un poco de sangre entre las mesas. Regresaban con los cuerpos llenos de agujeros, con la mirada vuelta mierda, con las manos llenas de lluvia y se sentaban a fumar, aplastaban los traseros en los asientos y se quedaban allí, en el Café del Capitán Nirvana abaleados por el humo azul del Philip Morris Products Inc, Richmond, Va Flip Top Box Made in USA mientras se consumían en el aliento invisible de los días y las noches. La sangre. El whisky. Pensar. Dormir. Fumar. Levantarse. Acostarse. Culear. Los labios. Las nalgas. Puta vida. Las mañanas llenas de pequeñas luces inútiles. El wc".


Opio en las nubes,
Rafael Chaparro Madiedo

domingo, julio 08, 2007

Indochine

"Nous trouverons un ciel
Un ciel sans l’amour de dieu".


Sábado: Alice & june es un buen regalo para una fan de Indochine. Fui a ver con la niña salida de una película de Tornatore la película El Arco de KIM Ki Duk. Hacen falta más películas así. Dan ganas de ir a Asia.

Domingo: día de elecciones.

miércoles, julio 04, 2007

Volvió el viento, Chiquis.


Las filas de velas se veían igual que las fotografías cinematográficas de muchas lápidas blancas en perfecta alienación geométrica del cementerio de Arlington, en que los norteamericanos entierran a sus muertos en acción. La jornada de velas había sido convocada desde el sábado de la semana pasada, y estaba encabezada por la artista plástica Doris Salcedo bajo la consigna de una “Convocatoria por una acción de duelo para los diputados muertos”. La acción aquí dicha era una acción solidaria, en la que aquellos interesados en participar debían encender una de las 25.000 velas ubicadas en una retícula sobre la Plaza de Bolívar de Bogotá.

El martes 3 de julio, a las 5 de la tarde el sol venía acompañado de un viento no muy fuerte, que soplaba hacia los cerros de la ciudad. En este mundo interconectado, la convocatoria me llegó por vía del correo electrónico de mi jefe. No la vi sino hasta el mismo día martes, debido en gran parte a que me encontraba fuera de la ciudad y aún a las 7 de la mañana estaba varios pueblos de distancia lejos de Bogotá, pese a que ingresaba a trabajar a las 8 a.m. El viaje en sí me había dejado agotado. Había ido a visitar a mi familia y para hacerlo tuve que viajar ‘encaletado’ y escondido en la litera de un bus por no conseguir a tiempo algún tiquete, y de la misma forma me hallaba en un bus desde la madrugada rogando que el embotellamiento en el tráfico del retorno a la capital no existiera a estas horas. Mi situación, resumiendo, no era la mejor y ya me quería ir a descansar en mi casa cuando mi jefe me pidió el favor de acompañarla de nuevo a esta manifestación.

A eso del medio día me había encontrado con Fabio López de la Roche en las calles de la ciudad y habíamos criticado la manera en que medios como RCN o el gobierno mismo habían denigrado de las peticiones de las familias de los diputados muertos por un acuerdo humanitario y un No al rescate militar. Mi situación, lo repito no era la mejor para ir, es más: no quería ir, pero la jefe me había traído a regalar desde el DF de México unos cigarrillos cubanos y ese día no podía negarme tan fácil.

Bajamos de las oficinas y al llegar la plaza de Bolívar era un trazado de velas, un damero de sueños rotos y callejones de tristeza. Cuantas veces no había llegado antes a la plaza, marchando en sentido norte – sur por la carrera séptima, y ahora llegaba desde arriba y desde el sur, desde el lado de las instituciones. Encendí mi cigarrillo y me acerqué con la cámara para tomar algunas fotografías del espacio. Algunas personas encendían velas y me alegré al pensar que los artistas plásticos de este país tenían una postura crítica, cualquiera fuera esta, con el conflicto armado. Encendí también una vela y esperé ver el desfile de curiosos encendiendo la suya propia. Esperé y el olor de los velones hacía adquirir un aire de iglesia e incienso a la Plaza de Bolívar. Esperé y llegó, como con los reyes magos, además del incienso, la mirra y el oro.

En pocos minutos la plaza se llenó de perfumes finos, a cambió de mirra, de sombreros argentinos usados por niñas hermosas, realmente las más hermosas de la ciudad, y de muchos extrajeros y jóvenes artistas de las universidades más prestigiosas, en representación del oro, que acompañaban a Doris Salcedo en su proyecto. También estaba Juan Manuel Roca, el ilustre poeta capitalino, y Beatriz González, autoridad en el tema del arte en este país y maestra de muchas generaciones de artistas, y estaba también Cristina LL. del Museo Nacional, y vi a la niña Giordanelli, ciudadana colombo italiana que acompañó unos semestres mi paso por la universidad, y claro, estaba H, la esposa alemana de un eminente profesor colombiano, traductora oficial del alemán al español, y por supuesto que no podía olvidar a Alex, el joven antropólogo y estudiante de doctorado en Harvard que viene a Colombia a investigar por esa perversa relación entre medios y violencia política, y más allá estaba la Chiquis, la Claris, Dani, Maleja y la plaza de Bolívar parecía ya un pequeño parque de la 93, cargado de lujos y risas de modelos, y fotografías, muchas, muchas fotografías de grupo con niñas lindas que bailan rock & roll. No se preocupe si estos nombres no le recuerdan a nadie, yo no conozco a la Chiquis y no me hace falta, no sé quién carajos es Maleja, nunca he hablado con Roca o Beatriz González, esos nombres iban y venían como el viento, eran el viento y no alcanzaban a ser el susurro de una tormenta de cambios. Visitaron un día el centro de la ciudad al que van en su actitud kitsch y eso ya es suficiente para dar su roce de conflicto. Tal vez algunos hayan publicado una crónica en blogger y es ya suficiente. Fueron un pequeño viento y un susurro, y a mi lado pasó alguién muy preocupado por que las velas enendidas se apagaban y gritó, angustiado, como si en ese instante s le fuera la vida : "Chiquis, volvió el viento" y supe que ya no necesitaba absolución y su esfuerzo era sincero.

De manera más clara, la élite cultural de la ciudad (no, mejor del país), se reunió para protestar. Su protesta era sentida pero no tenía ninguna otra orientación política que la paz. El encuentro social también se consideraba, mi jefe se encontró con sus compañeros de la Freie Universität de Berlin. Como decimos en Colombia, era una protesta muy play, llena de modelos y artistas.

Mientras esto ocurría, en la calle frontal descansaban los restos de ladrillos de otra actividad artística que me llegó a conmover, las filas y filas de ladrillos con nombres de desaparecidos o asesinados en esta guerra, puestos ahí por sus familias, una lápida simbólica para cuerpos sin encontrar aún. Y ese era justo el problema de la protesta: evidenciaba el rompimiento del país en dos pedazos y tres pedazos. La protesta fue gremial, exlcusiva y aunque no me gusta usar términos marxistas si representaban una clase social alta, muy clara y uno de sus gremios más representativos. Además estaban las voces olvidadas de la historia, las vícitmas, vueltas ladrillo arrumado en una esquina, y vuelvo al Marx que citó Edwar Said en Orientalismo, todos aquellos que no pueden representarse a sí mismo y tiene que ser rperesentados son las víctimas de la historia, y ya se empezaba a preciar que la voz de las víctimas empezaba a quedar callada bajo el símbolo de la movilización.

En este pais se han escuchado las versiones de paramilitares, y las versiones de los guerrilleros, y los gobernantes hablan estupideces como esa de que aquí no hay conflicto. pero cuando la hija de uno de los diputados del valle asesiandos cobárdemente por las FARC da su voz de protesta y condena la falta de voluntad política del gobierno es inmediatamente callada, cuando RCN saca sus declaraciones toda condena al gobierno es cortada con la tijera vil. A la víctima nunca se la ha dejado habalr, y cuándo habla es un problema, está loca por el dolor y así es descalificada. Maldito país sin medios que no deja actuar a la sociedad organizada, que cuando representa las iniciativas sociales como esta les quita la voz, que muestra a lasociedad casi siempre sólo en cuanto a que es víctima, y que cuando esa vícitima logra hablar entones es aprtada de la sociedad. de esta forma, cualquier acción de la sociedad civil, o de las víctimas como sociedad civil es transformada por quienes las representan, ean ONG o el Gobierno, o esa unión ma´cabra entre el gobierno y RCN. Así, a la marcha que pedía un No Más al secuestro se le cambió la forma en ciertos sectores para que fuera un plebiscito a favor de Uribe. Expresiones como la de Doris Salcedo o la de las víctimas del secuestro se convertían en un viento que pasaba, incómodo un tanto para las aspiraciones de este gobierno fascista ( y no es retórica mamerta, mirén cualquier definición de fascismo, así sea la de wikipedia, y entenderán que no se diferencia en nada de este gobierno).

Como lo he dicho, mucho incienso, mirra y oro que servía sólo para alabar al mesías. Con mis profesores aprendí que para que un movimiento social pueda considerarse como tal tiene que ser prolongado en el tiempo y surgir de iniciativas que ataquen necesidades concretas. Ese movimiento social lo estaba empezando a ver nacer en las familias de los secuestrados y desparecidos que piden a gritos una solución política a este conflicto. Ese movimiento social ya lo vi morir antes de nacer, coartado por RCN y manipulado por el gobierno, convirtiendo escenas como estas en su marco propicio para prometer más guerra y alejarnos de un acuerdo de paz. La cuestión era obvia, el gobierno tenía que mostrarse y lucirse y así salió con memorandos como este: "Bajo el tema de la liberación de los secuestrados, el repudio al secuestro y exigir la devolución de los cuerpos de los once diputados, laSra. Ministra XXX nos invita a TODOS a acompañarla en un acto de movilización, con el fin de rechazar la violencia en la cual estamos inmersos y de la cual no somos ajenos. Esta marcha se llevará a cabo el día 05 de julio a las 11:30 a.m. en la Plaza de Bolívar, por lo cual nos reuniremos frente a la puerta del Ministerio a las 11:15 am", en que se sufgiere la obligación de asistencia. Yo fui a esa marcha invocando un No Más al secuestro, que se acabé esta guerra, un acuerdo no sólo humanitario sino de paz ya, y un acuerdo que invoca a ambas partes: Gobierno y Guerrilla, tan reacias de sentarse juntos. Sé que muchos fueron a pedir eso en la marcha, pero en la marcha no me encontré sólo con el dolor de las familias de lo scuestrados, llorando con la fotografía de su ser querido en una mano. En esa marcha me encontré con consignas como "Con Uribe, unidos, jamás seremos vencidos", me encontré con carteles que exigían mano dura y guerra total (lo contrario a un acuerdo de liberación creo yo), me encontré, en plena carrera séptima, frente al edificio de Avianca, con dos grupos enfrentados, por un lado estaba Cepeda, gran abanderado de los derechos civiles en Colombia tras el asesinato de su padre, presunta, y en mi concepto muy seguramente a manos del gobierno, siendo insultado dizque por guerrillero por más de un fanático oficinista uribista del país, eso que gustan de hablar en los foros de El Tiempo invocando la muerte y la violencia como una forma de exorcizar el terror, terror muy bien alimentado por los medios como RCN y que nació del vientre del monstruo de las FARC y su hermano gémelo El Paramilitarismo. El mundo vio unidad frente al secuestro y lo que yo vi en esa marcha fue la intolerancia de un país dividido. Dividio por clases, dividido por posiciones políticas.


Tengo mucha rabia, y veo a un país con sed de sangre, ahora, si alguno como yo habla de querer acuerdos de paz y liberación de secuestrados resulta que es un jodido guerrillero, si alguien dice que está cansado de la violencia en Colombia y quiere más escuelas entonces no está con Uribe. Entiendo ahora al escritor Vallejo y su renuncia a la nacionalidad colombiana. Este gobierno está llevando a una cosa más peligrosa que la guerra civil, está llevando a la intolerancia política. Ver una plaza pública como la de Cali, salir unida en torno al secuestro se observa muy bien en la Tv Internacional, saber que cuando habló la hija de uno de los diputados asesinados por las FARC y el reprsentante del gobienro fueron abucheados por la mitad y alabados por la otra mitad, en sentido inverso ambos, no me deja pensa bien del futuro del país. Bienvenida a la época de la intolerancia nos han dicho. Sea pues. Y en algunos años esto no será un viento sino una tormenta.
Y se me olvidaba denunciar uno de los peroes males de este páis en este movimiento de intolerancia es RCN y por qué no decirlo: Álvaro garcía, quien creo es su director de emisión, todo un hombre de prensa, el único periodista al que le da entrevistas nuestro presidente pues ya sabe que sólo lo van a alabar y a difundir su ideas (o por qué razón Uribe les niega entrevistas a Patrica Janiot de CNN por poner un ejemplo). A Álvaro García, todo un "Militant quotidien de l'inhumanité" le va esta canción en que los de Noir Désir intenta imitar la porquería de actuación del hombre de prensa, que no le importa caminar de forma play mientras le cae la molotov al lado, y baila con lindos movimientos sobre el papel de las encuestas en el mundo feliz y amoroso de la lambonería.


NOIR DESIR
L'homme Pressé
J'suis un mannequin glacé
Avec un teint de soleil
Ravalé, Homme pressé
Mes conneries proférées
Sont le destin du monde
Je n'ai pas le temps je file
Ma carrière est en jeu
Je suis l'homme médiatique
Je suis plus que politique
Je vais vite très vite
J'suis une comète humaine universelle
Je traverse le temps
Je suis une référence
Je suis omniprésent
Je deviens omniscient
J'ai envahi le monde
Que je ne connais pas
Peu importe j'en parle
Peu importe je sais
J'ai les hommes à mes pieds
Huit milliards potentiels
De crétins asservis
A part certains de mes amis
Du même monde que moi
Vous n'imaginez pas
Ce qu'ils sont gais

Qui veut de moi
Et des miettes de mon cerveau
Qui veut entrer
Dans la toile de mon reseau

Militant quotidien
De l'inhumanité
Des profits immédiats
Des faveurs des médias
Moi je suis riche, très riche
Je fais dans l'immobilier
Je sais faire des affaires
Y'en a qui peuvent payer
J'connais tout Paris
Et puis le reste aussi
Mes connaissances uniques
Et leurs femmes que je...
Fréquente évidemment
Les cordons de la bourse
Se relâchent pour moi
Il n'y aplus de secrets
Je suis le Roi des rois
Explosé l'audimat
Pulvérisée l'audience
Et qu'est-ce que vous croyez
C'est ma voie c'est ma chance
J'adore les émissions
A la télévision
Pas le temps d'regarder
Mais c'est moi qui les fais
On crache la nourriture
A ces yeux affamés
Vous voyez qu'ils demandent
Nous les savons avides
De notre pourriture
Mieux que d'la confiture
A des cochons

Qui veut de moi
Et des miettes de mon cerveau
Qui veut entrer
Dans la toile de mon reseau

Vous savez qui je suis
Un homme pressé
Un homme pressé
Un homme pressé
J'suis une victime en fait
Un homme pressé
Un homme pressé
Un homme pressé
J'suis un militant quotidien
De l'inhumanité
Et des profits immédiats
Et puis des faveurs des médias
Moi je suis riche, très riche
Je fais dans l'immobilier
Je sais faire des affaires
Y'en a qui peuvent payer
Et puis je traverse le temps
Je suis devenu omniprésent
Je suis une super référence
Je peux toujours ram'ner ma science
Moi je vais vite, très vite
Ma carrière est en jeu
Je suis l'homme médiatique
Moi je suis plus que politique
Car je suis un homme pressé
Car je suis un homme pressé
Car je suis un homme pressé
Car je suis un homme pressé
Car je suis un homme pressé
Car je suis un homme pressé

Love Love Love
Dit-on en Amérique
Lioubov
Russie ex-Soviétique
Amour
Aux quatre coins de France