miércoles, julio 04, 2007

Volvió el viento, Chiquis.


Las filas de velas se veían igual que las fotografías cinematográficas de muchas lápidas blancas en perfecta alienación geométrica del cementerio de Arlington, en que los norteamericanos entierran a sus muertos en acción. La jornada de velas había sido convocada desde el sábado de la semana pasada, y estaba encabezada por la artista plástica Doris Salcedo bajo la consigna de una “Convocatoria por una acción de duelo para los diputados muertos”. La acción aquí dicha era una acción solidaria, en la que aquellos interesados en participar debían encender una de las 25.000 velas ubicadas en una retícula sobre la Plaza de Bolívar de Bogotá.

El martes 3 de julio, a las 5 de la tarde el sol venía acompañado de un viento no muy fuerte, que soplaba hacia los cerros de la ciudad. En este mundo interconectado, la convocatoria me llegó por vía del correo electrónico de mi jefe. No la vi sino hasta el mismo día martes, debido en gran parte a que me encontraba fuera de la ciudad y aún a las 7 de la mañana estaba varios pueblos de distancia lejos de Bogotá, pese a que ingresaba a trabajar a las 8 a.m. El viaje en sí me había dejado agotado. Había ido a visitar a mi familia y para hacerlo tuve que viajar ‘encaletado’ y escondido en la litera de un bus por no conseguir a tiempo algún tiquete, y de la misma forma me hallaba en un bus desde la madrugada rogando que el embotellamiento en el tráfico del retorno a la capital no existiera a estas horas. Mi situación, resumiendo, no era la mejor y ya me quería ir a descansar en mi casa cuando mi jefe me pidió el favor de acompañarla de nuevo a esta manifestación.

A eso del medio día me había encontrado con Fabio López de la Roche en las calles de la ciudad y habíamos criticado la manera en que medios como RCN o el gobierno mismo habían denigrado de las peticiones de las familias de los diputados muertos por un acuerdo humanitario y un No al rescate militar. Mi situación, lo repito no era la mejor para ir, es más: no quería ir, pero la jefe me había traído a regalar desde el DF de México unos cigarrillos cubanos y ese día no podía negarme tan fácil.

Bajamos de las oficinas y al llegar la plaza de Bolívar era un trazado de velas, un damero de sueños rotos y callejones de tristeza. Cuantas veces no había llegado antes a la plaza, marchando en sentido norte – sur por la carrera séptima, y ahora llegaba desde arriba y desde el sur, desde el lado de las instituciones. Encendí mi cigarrillo y me acerqué con la cámara para tomar algunas fotografías del espacio. Algunas personas encendían velas y me alegré al pensar que los artistas plásticos de este país tenían una postura crítica, cualquiera fuera esta, con el conflicto armado. Encendí también una vela y esperé ver el desfile de curiosos encendiendo la suya propia. Esperé y el olor de los velones hacía adquirir un aire de iglesia e incienso a la Plaza de Bolívar. Esperé y llegó, como con los reyes magos, además del incienso, la mirra y el oro.

En pocos minutos la plaza se llenó de perfumes finos, a cambió de mirra, de sombreros argentinos usados por niñas hermosas, realmente las más hermosas de la ciudad, y de muchos extrajeros y jóvenes artistas de las universidades más prestigiosas, en representación del oro, que acompañaban a Doris Salcedo en su proyecto. También estaba Juan Manuel Roca, el ilustre poeta capitalino, y Beatriz González, autoridad en el tema del arte en este país y maestra de muchas generaciones de artistas, y estaba también Cristina LL. del Museo Nacional, y vi a la niña Giordanelli, ciudadana colombo italiana que acompañó unos semestres mi paso por la universidad, y claro, estaba H, la esposa alemana de un eminente profesor colombiano, traductora oficial del alemán al español, y por supuesto que no podía olvidar a Alex, el joven antropólogo y estudiante de doctorado en Harvard que viene a Colombia a investigar por esa perversa relación entre medios y violencia política, y más allá estaba la Chiquis, la Claris, Dani, Maleja y la plaza de Bolívar parecía ya un pequeño parque de la 93, cargado de lujos y risas de modelos, y fotografías, muchas, muchas fotografías de grupo con niñas lindas que bailan rock & roll. No se preocupe si estos nombres no le recuerdan a nadie, yo no conozco a la Chiquis y no me hace falta, no sé quién carajos es Maleja, nunca he hablado con Roca o Beatriz González, esos nombres iban y venían como el viento, eran el viento y no alcanzaban a ser el susurro de una tormenta de cambios. Visitaron un día el centro de la ciudad al que van en su actitud kitsch y eso ya es suficiente para dar su roce de conflicto. Tal vez algunos hayan publicado una crónica en blogger y es ya suficiente. Fueron un pequeño viento y un susurro, y a mi lado pasó alguién muy preocupado por que las velas enendidas se apagaban y gritó, angustiado, como si en ese instante s le fuera la vida : "Chiquis, volvió el viento" y supe que ya no necesitaba absolución y su esfuerzo era sincero.

De manera más clara, la élite cultural de la ciudad (no, mejor del país), se reunió para protestar. Su protesta era sentida pero no tenía ninguna otra orientación política que la paz. El encuentro social también se consideraba, mi jefe se encontró con sus compañeros de la Freie Universität de Berlin. Como decimos en Colombia, era una protesta muy play, llena de modelos y artistas.

Mientras esto ocurría, en la calle frontal descansaban los restos de ladrillos de otra actividad artística que me llegó a conmover, las filas y filas de ladrillos con nombres de desaparecidos o asesinados en esta guerra, puestos ahí por sus familias, una lápida simbólica para cuerpos sin encontrar aún. Y ese era justo el problema de la protesta: evidenciaba el rompimiento del país en dos pedazos y tres pedazos. La protesta fue gremial, exlcusiva y aunque no me gusta usar términos marxistas si representaban una clase social alta, muy clara y uno de sus gremios más representativos. Además estaban las voces olvidadas de la historia, las vícitmas, vueltas ladrillo arrumado en una esquina, y vuelvo al Marx que citó Edwar Said en Orientalismo, todos aquellos que no pueden representarse a sí mismo y tiene que ser rperesentados son las víctimas de la historia, y ya se empezaba a preciar que la voz de las víctimas empezaba a quedar callada bajo el símbolo de la movilización.

En este pais se han escuchado las versiones de paramilitares, y las versiones de los guerrilleros, y los gobernantes hablan estupideces como esa de que aquí no hay conflicto. pero cuando la hija de uno de los diputados del valle asesiandos cobárdemente por las FARC da su voz de protesta y condena la falta de voluntad política del gobierno es inmediatamente callada, cuando RCN saca sus declaraciones toda condena al gobierno es cortada con la tijera vil. A la víctima nunca se la ha dejado habalr, y cuándo habla es un problema, está loca por el dolor y así es descalificada. Maldito país sin medios que no deja actuar a la sociedad organizada, que cuando representa las iniciativas sociales como esta les quita la voz, que muestra a lasociedad casi siempre sólo en cuanto a que es víctima, y que cuando esa vícitima logra hablar entones es aprtada de la sociedad. de esta forma, cualquier acción de la sociedad civil, o de las víctimas como sociedad civil es transformada por quienes las representan, ean ONG o el Gobierno, o esa unión ma´cabra entre el gobierno y RCN. Así, a la marcha que pedía un No Más al secuestro se le cambió la forma en ciertos sectores para que fuera un plebiscito a favor de Uribe. Expresiones como la de Doris Salcedo o la de las víctimas del secuestro se convertían en un viento que pasaba, incómodo un tanto para las aspiraciones de este gobierno fascista ( y no es retórica mamerta, mirén cualquier definición de fascismo, así sea la de wikipedia, y entenderán que no se diferencia en nada de este gobierno).

Como lo he dicho, mucho incienso, mirra y oro que servía sólo para alabar al mesías. Con mis profesores aprendí que para que un movimiento social pueda considerarse como tal tiene que ser prolongado en el tiempo y surgir de iniciativas que ataquen necesidades concretas. Ese movimiento social lo estaba empezando a ver nacer en las familias de los secuestrados y desparecidos que piden a gritos una solución política a este conflicto. Ese movimiento social ya lo vi morir antes de nacer, coartado por RCN y manipulado por el gobierno, convirtiendo escenas como estas en su marco propicio para prometer más guerra y alejarnos de un acuerdo de paz. La cuestión era obvia, el gobierno tenía que mostrarse y lucirse y así salió con memorandos como este: "Bajo el tema de la liberación de los secuestrados, el repudio al secuestro y exigir la devolución de los cuerpos de los once diputados, laSra. Ministra XXX nos invita a TODOS a acompañarla en un acto de movilización, con el fin de rechazar la violencia en la cual estamos inmersos y de la cual no somos ajenos. Esta marcha se llevará a cabo el día 05 de julio a las 11:30 a.m. en la Plaza de Bolívar, por lo cual nos reuniremos frente a la puerta del Ministerio a las 11:15 am", en que se sufgiere la obligación de asistencia. Yo fui a esa marcha invocando un No Más al secuestro, que se acabé esta guerra, un acuerdo no sólo humanitario sino de paz ya, y un acuerdo que invoca a ambas partes: Gobierno y Guerrilla, tan reacias de sentarse juntos. Sé que muchos fueron a pedir eso en la marcha, pero en la marcha no me encontré sólo con el dolor de las familias de lo scuestrados, llorando con la fotografía de su ser querido en una mano. En esa marcha me encontré con consignas como "Con Uribe, unidos, jamás seremos vencidos", me encontré con carteles que exigían mano dura y guerra total (lo contrario a un acuerdo de liberación creo yo), me encontré, en plena carrera séptima, frente al edificio de Avianca, con dos grupos enfrentados, por un lado estaba Cepeda, gran abanderado de los derechos civiles en Colombia tras el asesinato de su padre, presunta, y en mi concepto muy seguramente a manos del gobierno, siendo insultado dizque por guerrillero por más de un fanático oficinista uribista del país, eso que gustan de hablar en los foros de El Tiempo invocando la muerte y la violencia como una forma de exorcizar el terror, terror muy bien alimentado por los medios como RCN y que nació del vientre del monstruo de las FARC y su hermano gémelo El Paramilitarismo. El mundo vio unidad frente al secuestro y lo que yo vi en esa marcha fue la intolerancia de un país dividido. Dividio por clases, dividido por posiciones políticas.


Tengo mucha rabia, y veo a un país con sed de sangre, ahora, si alguno como yo habla de querer acuerdos de paz y liberación de secuestrados resulta que es un jodido guerrillero, si alguien dice que está cansado de la violencia en Colombia y quiere más escuelas entonces no está con Uribe. Entiendo ahora al escritor Vallejo y su renuncia a la nacionalidad colombiana. Este gobierno está llevando a una cosa más peligrosa que la guerra civil, está llevando a la intolerancia política. Ver una plaza pública como la de Cali, salir unida en torno al secuestro se observa muy bien en la Tv Internacional, saber que cuando habló la hija de uno de los diputados asesinados por las FARC y el reprsentante del gobienro fueron abucheados por la mitad y alabados por la otra mitad, en sentido inverso ambos, no me deja pensa bien del futuro del país. Bienvenida a la época de la intolerancia nos han dicho. Sea pues. Y en algunos años esto no será un viento sino una tormenta.
Y se me olvidaba denunciar uno de los peroes males de este páis en este movimiento de intolerancia es RCN y por qué no decirlo: Álvaro garcía, quien creo es su director de emisión, todo un hombre de prensa, el único periodista al que le da entrevistas nuestro presidente pues ya sabe que sólo lo van a alabar y a difundir su ideas (o por qué razón Uribe les niega entrevistas a Patrica Janiot de CNN por poner un ejemplo). A Álvaro García, todo un "Militant quotidien de l'inhumanité" le va esta canción en que los de Noir Désir intenta imitar la porquería de actuación del hombre de prensa, que no le importa caminar de forma play mientras le cae la molotov al lado, y baila con lindos movimientos sobre el papel de las encuestas en el mundo feliz y amoroso de la lambonería.


NOIR DESIR
L'homme Pressé
J'suis un mannequin glacé
Avec un teint de soleil
Ravalé, Homme pressé
Mes conneries proférées
Sont le destin du monde
Je n'ai pas le temps je file
Ma carrière est en jeu
Je suis l'homme médiatique
Je suis plus que politique
Je vais vite très vite
J'suis une comète humaine universelle
Je traverse le temps
Je suis une référence
Je suis omniprésent
Je deviens omniscient
J'ai envahi le monde
Que je ne connais pas
Peu importe j'en parle
Peu importe je sais
J'ai les hommes à mes pieds
Huit milliards potentiels
De crétins asservis
A part certains de mes amis
Du même monde que moi
Vous n'imaginez pas
Ce qu'ils sont gais

Qui veut de moi
Et des miettes de mon cerveau
Qui veut entrer
Dans la toile de mon reseau

Militant quotidien
De l'inhumanité
Des profits immédiats
Des faveurs des médias
Moi je suis riche, très riche
Je fais dans l'immobilier
Je sais faire des affaires
Y'en a qui peuvent payer
J'connais tout Paris
Et puis le reste aussi
Mes connaissances uniques
Et leurs femmes que je...
Fréquente évidemment
Les cordons de la bourse
Se relâchent pour moi
Il n'y aplus de secrets
Je suis le Roi des rois
Explosé l'audimat
Pulvérisée l'audience
Et qu'est-ce que vous croyez
C'est ma voie c'est ma chance
J'adore les émissions
A la télévision
Pas le temps d'regarder
Mais c'est moi qui les fais
On crache la nourriture
A ces yeux affamés
Vous voyez qu'ils demandent
Nous les savons avides
De notre pourriture
Mieux que d'la confiture
A des cochons

Qui veut de moi
Et des miettes de mon cerveau
Qui veut entrer
Dans la toile de mon reseau

Vous savez qui je suis
Un homme pressé
Un homme pressé
Un homme pressé
J'suis une victime en fait
Un homme pressé
Un homme pressé
Un homme pressé
J'suis un militant quotidien
De l'inhumanité
Et des profits immédiats
Et puis des faveurs des médias
Moi je suis riche, très riche
Je fais dans l'immobilier
Je sais faire des affaires
Y'en a qui peuvent payer
Et puis je traverse le temps
Je suis devenu omniprésent
Je suis une super référence
Je peux toujours ram'ner ma science
Moi je vais vite, très vite
Ma carrière est en jeu
Je suis l'homme médiatique
Moi je suis plus que politique
Car je suis un homme pressé
Car je suis un homme pressé
Car je suis un homme pressé
Car je suis un homme pressé
Car je suis un homme pressé
Car je suis un homme pressé

Love Love Love
Dit-on en Amérique
Lioubov
Russie ex-Soviétique
Amour
Aux quatre coins de France

2 comentarios:

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Amigo Mazo observo que a pesar de la rabia teje usted una reflexión acertada de los últimos sucesos colombianos, eso del dique de la intolerancia viene creciendo peligrosamente, pero en un país en donde el presidente dice: "el que no está conmigo,e stá contra mi", pues ni modo, el daño crece y más temprano que tarde desencadenará una tragedia mayúscula...en las amrchas contra el PND mucha gente insultaba los marchantes y hacían alarde del señor Uribe y su mano fuerte, lo mismo hacían los alemanes frente a Hitler, preocupante la cosa, ojalá terminé rápido este mandato de paracos y el país pueda aprovechar la elecciones para girar por las buenas, porque por la malas llevamos toda la vida y sólo el desangre es el resultado.

Un abrazo solidario a su solidariad

El Mazo dijo...

Gamboa: solidaridad, esa palabra ya no es tan sólida como antes. Pero igual se mantiene la fe en que esto cambia.
Un saludo.