viernes, junio 29, 2007

Pág 139

Gracias a Eleanor Rigby empiezo este meme. Tal como a Eleanor Rigby me pasa lo mismo con los libros. Quienes más me conocen saben que cargo dos o tres libros siempre en la maleta, y esto depende de mi estado de ánimo. El meme consiste en escribir el segundo párrafo, de la pág 139 del libro que estén leyendo en este momento. Este meme se lo paso a Lobo si su salud lo permite, a Tánger Soto si no se encuentra furibunda y decepcionada o muy ocupada en su defecto, y por último, pero no menos importante, al gran lector de Gamboa.

Por lo mismo, la pág 139 de los libros que siguen:

Opio en las nubes (Rafael Chaparro Madiedo - Ed. proyecto editorial, 2da ed, 1998):
"Highway 34 era el único que se levantaba y olía el aroma de los días. Antes de que los demás locos se despertáran Highway 34 llenaba los pulmones con el aire de la mañana mientras silbaba alguna canción for the benefit of Mr.Kite there will be a show tonight on trampoline for th benefit of Mr.Kite. Luego aspiraba profundamente el día, la luz, se metía todo el canto de las aves en su pecho, olía cada hoja seca. Cuando llegaba a la alameda Highway se agachaba y saludaba personalmente a cada paloma, a cada hoja seca. Hubiera preferido que dentro del sanatorio hubiera coyotes, pero creo que el reglamento no lo permitía. Su paloma preferida era una que siempre estaba cerca de la estatua de algún doctor famoso que había fundado el sanatorio. Highway 34 la bautizó Houston. Houston siempre estaba en las mañanas revisando el paso de la noche sobre las hojas secas. Siempre se encontraba con sus ojos abiertos cuando Highway 34 se acercaba a saludarla. Highway 34 se agachaba y le echaba un poco del humo azul del cigarrillo cerca del pico. Al principio Houston se asustaba, pero con el paso de los días se acostumbró al olor del tabaco rubio de Highway 34, a su perfume diesel, a su aroma de gasolina como si toda la noche hubiera estado conduciendo por una autopista infernal un camión lleno de vacas o de cervezas. Después la pequeña y gris Houston se dejaba llevar en la mano. Highway 34 la portaba en su mano y no dejaba de silbarle al oído las canciones que se sabía You could be mine Don´t cry my sweet little baby. Cuando eran las siete de la mañana Highway 34 se dirigía a la ventana de la alcoba de Marciana y le lanzaba piedrecitas al cristal. Nunca faltaba. A los pocos segundos las cortinas se abrían y ella se asomaba con todos sus ojos, con todo su cuello, con todo su rostro plagado de pesadillas y le decía hola con la mano, con los dientes, con la nariz, con las pecas, con el pelo".
- Cargo este libro en mi maleta, pues buscando unos libros para Eleanor, éste fue el que quedó por fuera, ya que es muy difícil encontrar la edición precisa, y l aprecer la edición que compré hace muchos años (2da ed. 1998), con el hombre con ojos de gato en la portada ya no se consigue tan fácil.
El corto verano de la anarquía (Hans Magnus Enzensberger - Ed. Grijalbo S.A. 3a ed, 1977):
"Otros armados se dirigen hacia la Plaza de Cataluña desde las calles transversales y por las bocas del Metro y atacan a los soldados. También la guardia civil dispara contra los golpistas. Se emplaza un cañón. Pero en el hotel Colón los rebeldes tienen todavía algunas ametralladoras que disparan ciegamente contra la multitud que avanza impetuosa. El combate dura más de media hora, la plaza está cubierta de cadáveres. Por último, al apoderarse la guardia civil de la planta baja, aparecen los primeros pañuelos blancos por las ventanas del edificio Colón. Sólo en el edificio de la Telefónica resisten más los fascistas. Los anarquistas, con Durruti al frente, asaltan el inmueble avanzando desde las Ramblas. La acera en el medio de la calle está cubierta de muertos, entre ellos Obregón, el secretario de la federación de Barcelona. Los atacantes llegan finalmente a la Puerta del Ángel. Durruti entra primero en el vestíbulo de la Telefónica, que luego será conquistada piso por piso. La plaza de Cataluña, el centro de Barcelona, está en manos de los trabajadores. [Abel Paz / Diego Abad de Santillán]".
- Cargo este libro en la maleta gracias a una charla con William, el director de mi maestría y también gracias a un posterior encuentro con J.M.Barbero, uno de los pocos teóricos anarquistas vivos, con el que tuve el honor de mantener una charla hace 15 días, cuando él nos comentaba los trabajos finales de la maestría y recordaban cómo se había hecho este libro, y en el que un colega de ellos había ayudado a Enzensberger en una de las entrevistas , en la que se logra encontrar vivo a un hombre, ya anciano, que había participado en La comuna de París y en las revoluciones españolas que culminaron con la dictadura de Franco.
De Gutenberg a Internet (Peter Burke y Asa Briggs - Ed. Taurus, 1a ed, 2002):
Los grandes almacenes eran, en verdad, un fenómeno típico de la gran ciudad en todas partes, un lugar tantopara pasar el tiempo como para gastar dinero. Fue un escritor norteamericano, Thorstein Veblen (1857-1927) quien introdujo la idea de 'consumo suntuoso', esto es, la busca u obtención de estatus mediante pautas de gasto. Era un proceso, como la introducción de la 'gestión científica' en el trabajo, que implicaba tanto la psicología como la economía y la tecnología. En la épcoa en que Veblen escribía, ya con dos o tres generaciones de industrialización, el ritmo de vida se había acelerado incluso más de lo que preveía Knight. Antes de la electrificación, una sensación de rutina o de sistema se imponía a gran parte de la actividad económica. Tanto el sistema fabril como el ferroviario habían adquirido un nuevo significado en lo tocante a la disciplina como al tiempo. Las estaciones del año contaban menos en las ciudades cuando la jornada de trabajo era anunciada por las sirenas de las fábricas y no por las campanas de las iglesias:
Y a la hora señalada se oye una campana
más lúgubre que el toque de difuntos;
llamada local al tañido perpetuo.
- Cargo este libro en la maleta gracias a la recomendación del profe Eduardo.

P.D:
1. Nos encontramos con Von "Neil" Chinaski el viernes antepasado. Llegaron luego los perros pervertidos sin su comandante, el perro zombi, ni el terror de Pantoja. Perro Zombi va a organizar un concurso de cuento a nivel nacional y Von "Neil" Chinaski me instaba a participar en él y decía que él mismo ya tenía sus cuentos casi listos. Días después me entero que uno de los jurados seleccionados para el concurso es el mismo Von "Neil" Chinaski junto a Pantoja, lo que lo dejaría por fuera del mismo concurso. El recorrido de ese viernes es idéntico a estos apartes del manifiesto infrarealista de Bolaño:
"- Pequeñitas estrellas luminosas guiñándonos eternamente un ojo desde un lugar del universo llamado Los laberintos.
-Dancing-Club de la miseria.
-Pepito Tequila sollozando su amor por Lisa Underground.
-Y el Horror"
sólo faltaría decir a quién pertenecían los laberintos.
2. El jueves la despedida de nata en su viaje para Argentina. Discusiones psicológicas. Encuentro con Pedro Badrán. Discusión sobre la falta de complemento que llene el vacío del significado del verbo querer. Buena suerte Nata. Discusión filosófica sobre las oportunidades que se pierden. Se piensa en una película de Tornatore, y claro, en la niña salida de una película de Tornatore.
3. Este país está cada día más polarizado, ciertos comentarios en el único diario nacional (valiente democracia con sólo un diario) de verdad logran asustar. El horror se siente, ya no me subo a un taxi sin hablar de política. Hoy conocí a la nueva Ministra de Cultura en una reunión, un miembro del ministerio pedía incluir en el plan de acción del ministerio educación en cultura política. Creo que la cultura se ocupa ya muy tarde de la política. Lo mejor podría consistir en separarse, dejarse ir del ministerio, dejarse ir de la política, dejarse ir del horror.

3 comentarios:

Tanger Soto dijo...

YA

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Ja, bonito legado el de su majestad...bien eso de que ande con el finao de Chaparro en la maleta y hable con un anarquista (en verdad lo es?) lo postula para el premio nacional de la errancia. De Hans hace poco terminé de nuevo "El hundimiento del Titanic", todo una lección de poesía profunda y si me queda tiempo (la máquina laboral se alimenta de mis fustrados ocios) procuraré hacerle al juego del MEME, pero no le garantizo nada, además al ritmo que voy tendría que digitar el segundo párrafo de la página 139 del código laboral, toda un HP odisea...

Abrazos y por aquí esperando que el lobo se recupere.

El Mazo dijo...

Tánger: el libro que mencionas quedá en la lista
Gamboa: cuando se pueda se escribe. mientras tanto buscaré El hundimiento del Titanic