miércoles, julio 23, 2008

No pussy blues

El padre, el hijo y el espíritu santo. Así, en minúsculas porque ésta es otra trinidad que suelo escuchar. Los tiempos oscuros aún están ahí. El padre es Leonard Cohen, el hijo es Nick Cave y el espíritu es Tom Waits. Hacía un tiempo que no los escuchaba, a excepción de Leonard Cohen de quien además acabó de leer su poesía reunida en el Libro del anhelo y a Tom Waits por navidad, cuando el día de hoy me entero gracias a mi nueva adicción a lastfm que Nick Cave había sacado un lado B de su antigua banda Nick Cave and the bad seeds. Siempre me gustó Nick Cave porque era simplemente 'a bad motherfucker'. Muchas de sus presentaciones, aún las que hacía con PJ Harvey podían aterrarme. Sus letras, como las de Murder Ballads, eran oscuras. Pero su nuevo proyecto, Grinderman, el cual no conocía, me ha dejado perplejo con esta canción mucho más rockera, como en sus primeros tiempos, que es acompañada de un video que tiene un cuadro de escena, tan solo un segundo, muy siniestro, y que los invito a descubrir, algo así como encuentre las diferencias en el cuadro del infierno.






Nick Cave, a bad motherfucker

4 comentarios:

CARLOS ARTURO GAMBOA dijo...

Tiene la mejor esencia del rock progresivo, con subidas y descensos consecutivos, delicado y letal como orgasms en cadena!!!

Saludos

Arlovich dijo...

MIerda! y uno escuchando blues y haciendo fiestitas con lecturas de poemas, qué vaina tan seria.

El Mazo dijo...

Gamboa: y sí, pero aún faltan los dos cuadros aludidos

Lobo: jua, así fue mi fiesta de saturday night, muy muy parecida, pero ya no hay tanta fuerza para que sea de cada fin de semana, pero una vez cada tres meses no estaría mal. Y yo pensaba que usted iba a hacer el comentario de la escena macabra ¿vio al lobo con la niña en el video?, algo de bestialidad, creo que es el nombre técnico de la filia.

El Mazo dijo...

Y hablando de lecturas de poemas, esto dice la canción:
"I read her Elliot, read her Yeats,
I tried my best to stay up late,
I fixed the hinges on her gate,
But still she just never wanted to".