martes, octubre 17, 2006

Un Hombre Tranquilo (1)

The Eraser

Pese a lo esperado sí fui a Rock al Parqué, el último día. Contra lo esperado sí conté con la compañía de la niña salida de una película de Tornatore (gracias a Blake y sus boletas V.I.P.). Canté muy tranquilo una de Manu que dice algo así como “ya estoy curado, anestesiado, ya me he olvidado de ti..”. Por otro lado ya se nota el relevo generacional, son doce años los que han pasado. Aún van muchos rockeros vieja guardia y muchos muy, muy jóvenes, asisten a su primer concierto. Entre ellos no me sentí viejo sino más joven.

La semana pasada estuve trabajando en la Javeriana, reuniones de 6 u 8 horas seguidas, sin tiempo de almuerzo. Para descansar veía en la noche (por partes) la película que me regaló Lobo: Cinema Paradiso de Tornatore. En ella se encuentra un diálogo que dejo aquí como pregunta. (Lobo, espero esto resuelva esas preocupaciones sobre tácticas y estrategias, adelanto que no todas las acciones son racionales y/o dirigidas a fines, ni mucho menos teatrales y de roles, etc...). Lo contextualizo con este diálogo entre el viejo y ciego Alfredo con el ya joven Toto.

- ¿Qué es? ¿Un 16 milímetros? [Pregunta el ciego Alfredo al joven Toto que aprecia una película que él mismo había filmado en los últimos días]
- Sí.
- ¿Qué ves?
- EI matadero. Descuartizan un novillo. La sangre está por el suelo...como un lago.... [Aparece en pantalla la siguiente toma de Toto en la que una joven sale de una estación y él la filma]
- ¿Por qué paras? ¿Qué ves ahora?
- Nada. Está todo borroso.
- Es una mujer. ¡Es una mujer! [Ante la inflexión en la voz el viejo Alfredo, que por algo es viejo, logra adivinar en un segundo qué imagen aparece en la mente y en la cámara del muchacho, y tal vez en sus recuerdos]
- Sí. Una niña que vi en la estación.
- ¿Cómo es ella?
- Es simpática. De mi edad, delgada, largo cabello rubio, grandes ojos, tan inocente. Tiene un pequeño lunar en su labio. Muy pequeño. Solo lo puedes ver de cerca. Y cuando sonríe, te sientes como...No lo sé.
- El Amor.
- El Amor. Sé cómo es. [Se cree muy seguro el joven, pero sólo se cree]
- Las de ojos azules son las peores [ ¿Y qué pasa si son, digamos, verdes? ]. No importa lo que intentes, no resultará. No hay nada que puedas hacer. Cuanto más insiste el hombre, más profundas son las huellas. Y si él se enamora, sufre, porque sabe que está en un callejón sin salida.
- Que precioso lo que has dicho, pero triste.
- Sí, aunque no es mío. Lo dijo John Wayne en “El Hombre Tranquilo”.
- Tú viejo Zorro [Tú viejo Lobo].

The Eraser

El diálogo que surge como pregunta es el que sigue. La película la vi hace muchos años, cuando no podía entenderla. Ahora intuyo que la respuesta a esta pregunta se encuentra más adelante, pero no fui capaz de ver más allá de este diálogo. Aún no sé si el soldado, Toto, o quien sea, se puede quedar con el amor de la hija del rey, o de la niña de ojos azules (¿verdes?). Mientras encuentro la respuesta por mis propios medios, y no me la ‘sopla’ la película, soy, en estos momentos de mi vida, un hombre tranquilo.

- Sólo para ti, Toto. Te contaré una historia. Sentémonos. ¡Miseria de miserias!
“Una vez un Rey dio una fiesta para su hermosa princesa. Ahora, un soldado que hacia la guardia vio pasar a la hija del Rey. Ella era la más hermosa, y él se enamoró instantáneamente. Pero ¿qué es un simple soldado al lado a la hija de un Rey?
Al final, logró conocerla y le dijo que él no podría vivir sin ella. La princesa quedó tan impresionada con su amor que le dijo al soldado:
- Si puedes esperar por 100 días y 100 noches bajo mi balcón, al final de eso, seré tuya.
Con eso, el soldado fue y esperó… Un día... Dos días... Después diez... Después veinte. Cada tarde la princesa miraba, y él no se movía. En la lluvia, viento, y nieve, él estaba todavía ahí. Los pájaros se sentaban en su cabeza, las abejas lo picaban… Pero él no se movía. Sin embargo, en el noventa y nueve día, estaba ya todo seco, pálido y débil. Las lágrimas corrían por sus ojos. Él no podía sostenerse de pie. Él incluso no tenía la fuerza para dormir. Y todo el tiempo, la princesa lo miraba. Finalmente, en la noche noventa y nueve, el soldado se puso de pie, tomó su silla...y se fue”.
- ¿Ese es el fin?
- Sí. Ese es el fin. Y no me preguntes qué significa. Yo no lo sé. Si lo averiguas, me dices.

Nuovo Cinema Paradiso
Director: Giuseppe Tornatore.
Marco Leonardi como Toto Adolescente.
Philippe Noiret como Alfredo.
Música: Ennio Morricone.
Productor: Franco Cristaldi.
Screenplay: Giuseppe Tornatore.

5 comentarios:

CARLOS A. GAMBOA dijo...

Hola amigo Mazo, que buena por lo de Manu, me quedé con la ganas, siempre sucede lo mismo...
Tus síntomas ya preocupan, primero los rasgos del olvido y ahoa la tranquilidad...ummm, me late que esa niña hace sus estragos!!!
Saludos

El Mazo dijo...

Gamboa: Hombre, espero lo haya visto en TV. Y no, lo de la tranquilidad son síntomas de otra cosa, es más, esa tranquilidad tiene como contrapeso el problema de la inacción.

Eduardo Osorio dijo...

Que tiene que ver Thom Yorke o The Eraser con lo que escribiste? No entendi.

El Mazo dijo...

Eduardo: bienvenido. Muy buen blog el que tiene usted dedicado a la música. Tal vez por eso descubrió a Thom Yorke detrás de todo esto. Fuguet, un escritor chileno escribió 'las películas de mi vida' ya es típico escuchar a alguien mencionar 'la banda sonora de mi vida'. Esa es más o menos la respuesta no personal que puedo darle. Obvio, hay una relación más profunda pero ya es intimidad. Digamos por no salir del paso que Thom Yorke y el disco Th Eraser me hace sentir tranquilo, como Cinema Paradiso me hace sentir tranquilo. Como todo lo relatado en el post me hace sentir tranquilo. Ya vienen otros post de la serie sobre la tranquilidad y tal vez, desde ahí aclare su duda. Además que cada serie corresponde a un gráfico de una canción de The Eraser que a su vez corresponde a otro libro y así.

Arlovich dijo...

Y en el reparto: ¿Cómo se llamaba (llama) la niña de ojos azules (verdes)?

¿Ah?