miércoles, enero 24, 2007

Desilusión

En el diario El Tiempo, del dìa de hoy, aparece la reseña del lanzamiento del texto "La Nación Soñada" de Eduardo Posada Carbò.
El título prometìa tanto que fui con mi jefe al lanzamiento. El bono extra consistía en la presencia de Malcolm Deas en el panel. Ahí me encontré con un amigo del IEPRI; espero que se haya reìdo como yo.
El texto, tal como aparece reseñado en El Tiempo, parece hasta bonito. Todo un equilibrio intelectual el trabajo de su autor. En el lanzamiento la cosa fue distinta. Se habló de descriminalizar a Colombia, de quitarnos la imagen que muchos dirigentes e intelectuales colombianos tienen cuando hablan de Colombia como un país de asesinos felices o brutalidades del tipo "Colombia es un muladar". Hasta ahí todo estuvo bien. Luego la intervenciòn dio un giro hacia el papel de los intelectuales colombianos frente a la historia del paìs. No pude ocultar mi alegría con el tema, pero todo pasó a decepción cuando mencionaban como los únicos intelectuales del país a los que provenían de la tradición demcorática liberal, cuando mencionaban que Colombia era un país con la mejor democracia liberal del hemisferio porque 'empíricamente' no había sufrido las dictaduras por mucho tiempo. Al pensar en todos los intelectuales que han trabajado desde afuera de los partidos políticos tradicionales (incluido los de izquierda), al pensar en los artistas y escritores que han tenido una labor crítica constante, al pensar en todos ellos contuve la risa. El gran Malcolm Deas parecía perdido, habló un poco de la reseña que escribió para el libro publicado en España y de las columnas editoriales del día. Malcolm Deas fue una gran desilusión. Esperaba más del hombre. En fin, tenìa que ser Los Andes el sitio en el que se defendiera de esta forma a un Estado colombiano con seguridad democrática.

Hacen falta los intelectuales críticos con el poder, (pese a que Deas fue un poco crítico en realidad se le nota su distanciamiento con el país, con el contexto) sobran los lambones que, como dice Martín Barbero recordando el gramófono de su infancia, sólo sirven para reproducir la voz del amo.

5 comentarios:

Don cigarro dijo...

DIEGO: Primero que todo, un saludo. A lo que vinimos: porque extrañarse de que este tipo de defensa al statu quo se haga en los andes? a caso, quienes gobiernan a este pais siguiendo la "linea politicamente correcta" no son egresados de los andes, javeria y otras. ( aunque fijate, la universidad publica le dio al pais al gobernante que nos esta llevando camino a la debacle).

Pasando a temas agradables. ando en el plan de montar un cineclub de cine asiatico ( y aclaro: asia no solo es japon y korea del sur)y africano. Asi que te agradeceria sugerencias y desde ya te invito a hacer parte del equipo de colaboradores de la revista de cine que pensamos publicar.

angelazul16mm@yahoo.com

Astrolabio dijo...

No entendí, Mazo, la referencia que haces a "los únicos intelectuales del país a los que provenían de la tradición demcorática liberal"; ¿quiénes son?, ¿a quiénes te refieres?
Comparto contigo que algo le queda faltando a Malconm Deas en sus análisis, los cuales son muy buenos (al menos, mejores que los de muchos colombianos).
Y, finalmente, ¿qué pasó con "La nación soñada"?, ¿qué pasó con Eduardo Posada?, ¿qué dicen, uno y otro? Saludo cordial, Mazo.

El Mazo dijo...

Don cigarro: no se extraña, y no es culpa de Los Andes, aquí no discriminó universidades ni públicas ni privadas, tal vez una: Oxford, y me han dicho que es muy buena universidad, pero mirar los problemas de un hemisferio sentados en Oxford no es un buen comienzo, y frente a eso ha vivido más Deas en Colombia que el mismo Posada.
Lo dl club de cine, pues ya respondo por el interno.

Astrolabio: para saber eso tendría que comprar el libro del hombre y la verdad, cuando salimos con mi jefe a ninguno de los dos nos dieron muchas ganas de comprarlo. Esos intelectuales a lo que se refiere Posada están ahí reseñados, la mayoría son liberales, o demócratas como creo los llaman, y creo que uno de los grandesintelectuales mencionados fue Alberto LLeras Camargo, eso ya lo dice todo. Deas fue muy parco en su presentación, como si no le hubieran dado tiempo para prepararse salió hablando del prólogo que le escribió al libro de Posada pra los españoles y lo difícil que es escribir un prólogo sólo para los españoles, el resto del tiempo habló de la página de opinión de ese día en El Tiempo sobre el mismo libro de Posada, y claro, cómo se ve el país desde Oxford, así que sobre Deas puedo decir que si dijo algo, no dijo mucho, lo que dijo se lee en el prólogo del libro y en la página de opinión de El Tiempo.

Y claro, lo que dijeron ambos se puede resumir en el comentario al libro de Pachito Santos, en entrevista por RCN (no me acuerod muy bien cuáles fueron sus plabra exactas pero más o menos eran estas): es una defensa de las instituciones democráticas de este país, de la política de seguridad democrática, o algo así... y claro, que todo colombiano de bien (que en su jerga creo que es sinónimo de uribista) debería tenerlo.

Álvaro dijo...

Gracias por ésta reseña de un evento tan nacional como pobre.
De acuerdo contigo en que los grandes intelectuales del país no necesariamente han militado en los partidos.

El Mazo dijo...

Álvaro: Igual la reseña también fue pobre ya que no leí el libro, peor es que no me quedaron ganas de comprarlo. Gracias por la visita, todo un honor.